Este trekking culmina con el ascenso al Volcán Casablanca. En términos técnicos destaca porque - al ser acompañado por un buen guía - no requiere conocimientos previos ni tampoco tiene exposición a desniveles fuertes. Y aún así ofrece maravillosas vistas, un paisaje que demuestra la actividad volcánica del pasado y el desafio de llegar a la cumbre a 2240 metros de altura. Por ello hemos ido ya con niños que todos quedan entusiasmados con la montaña.

Qué quieres hacer ahora?