Nuestro tiempo es, tal como probablemente en todas partes del mundo, cada vez más difícil de pronosticar, pues hay un aumento de situaciones meterológicas inusuales. Nuestro entorno maravilloso, la selva templada tipo Valdiviana, sigue frecuentemente con intensas precipitaciones que nos bendicen más en invierno (Junio a Agosto), pero que nos pueden sorprender en cualquier momento del año.

 El tiempo puede variar mucho según las condiciones geográficas locales, de manera que una diferencia en las precipitaciones de más de 2.000 mm en el promedio anual dentro de un área de menor a 100 km no es algo inusual. Generalmente, la lluvia es notoriamente más intensa y frecuente en los lugares más bonitos, es decir en dónde la selva ha quedado conservada.

Nuestra conclusión para los planes de viajes es cada vez más válida: Hay que estar preparado para todo tiempo y eso se debe hacerse notar en el equipaje. Además recomendamos que tu alojamiento cuente con una buena calefacción o mejor aún con una estufa a leña!